«Intelectuales» y agentes de la cultura

Nuestros «intelectuales» y agentes de la cultura abajofirmantes vuelven a la palestra para decir que tenemos que dejar en paz a los del Tsunami democrático, pobres, porque todo el mundo tiene el derecho humano a protestar.

Nuestros «intelectuales» y agentes de la cultura abajofirmantes vuelven a la palestra para decir que tenemos que dejar en paz a los del Tsunami democrático, pobres, porque todo el mundo tiene el derecho humano a protestar. No como nuestros ganaderos y agricultores, que esos no merecen la atención de tan insignes claraboyas.

Pobrecitos cedetarras y tsunamitarras, que sólo querían ejercer su derecho humano a protestar pacíficamente. El problema es que uno alimenta a la bestia durante años y, de repente, descubre que la bestia tiene vida propia, ¿verdad señor Torra? No puede usted pasarse meses enardeciendo a las masas al grito de «apretad, apretad» y luego pretender que se conduzcan como si fueran Chip y Chop. Más bien le salieron las hordas de Sauron o un ejército de Caminantes Blancos, bien financiaditas y bien pastoreadas por los sumos sacerdotes del secesionismo catalán…

Lejos de amilanarse frente a los violentos sucesos de la semana trágica de Barcelona de 2019, Torra compareció en el Parlamento catalán para pedir al separatismo que insistiera en la «desobediencia civil», exigiendo contención a los Mossos d’Esquadra y garantizando la continuidad del proceso separatista: «Habrá que volver a poner las urnas para la autodeterminación», y acabar la legislatura «validando la independencia» y «volviendo a ejercer el derecho a la autodeterminación», es decir celebrando un nuevo referéndum.

En relación a esto de la autodeterminación, podríamos echar mano de muchísimas fuentes y argumentos razonados, pero hoy se nos antoja leer el comunicado que el Partido Feminista de España (el de Lidia Falcón) publicaba entonces: «Cuando los independentistas alegan el “derecho de autodeterminación” están utilizando un término que no les concierne. No se puede aplicar a Cataluña el “derecho de autodeterminación de los pueblos” porque no es un territorio colonizado por otro país imperialista. Ese principio fue aprobado en la Declaración de Derechos Humanos de la ONU de 1948, para liberar a las colonias que todavía mantenían las potencias imperialistas europeas (…) Pero Cataluña no es una colonia, sino una parte de la nación española».

De manera que, señores intelectuales abajofirmantes, recua de pindongones chirigoteros, cobardes tragaluces peninsulares filoseparatistas, lo que intentaban poner en marcha los tsunamietarras era la «vía eslovena», de la que era partidario el señor Torra. Y supongo que ustedes estarán informados de que la vía eslovena no fue precisamente un caminito de rosas, sino que puso en marcha la brutal guerra de los Balcanes, tras la cual el Estado yugoslavo quedó destruido. Por cierto, yo dediqué dos capítulos a estos asuntos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta publicación

Otras publicaciones

¿QUIERES PARTICIPAR?

Matricúlate antes de que se acaben las plazas

TIENDA DE FORTUNATA Y JACINTA

Mostrando 1–6 de 90 resultados

Suscríbete

Carrito de compra
Esta página web usa cookies: las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico   
Privacidad