Artistas contemporáneos: los nuevos ontólogos.

Artistas contemporáneos: los nuevos ontólogos.

Muchos de estos artistas trabajan con objetos ordinarios, cosas encontradas, botas de plástico, paraguas, bidones de metal, espigas de trigo, etc. Están completamente alejados del oficio del escultor o del pintor y sus obras dependen ya de otras técnicas (mercadotecnia), y sobre todo dependen de la institución «arte contemporáneo», que es la que legitima sus labores como artísticas.

Es decir, sus obras, fuera del contexto de los llamados centros de arte, galerías, ferias, museos, facultades de Bellas Artes, etc., no serían consideradas «arte», sino un entretenimiento circense, una acción de teatro de calle para divertir a los transeuntes, una terapéutica psicosocial o, incluso, un delirio. Es la propia institución la que dice que eso es arte: los comisarios, los coleccionistas, los críticos de arte, los profesores de universidad, los galeristas, los directores de museo, los propios artistas, etc.

La misión de estos agentes del mundo del arte contemporáneo es justificar «filosóficamente» estas obras a través de textos. Así dirán, por ejemplo, que tal artista ha transformado tal o cuál sensación en idea… la idea del infinito, del ser, de la nada, del espacio-tiempo. Según esta perspectiva, los artistas tendrían como objetivo principal «investigar» la naturaleza de la obra de arte, indagar acerca de la propia realidad del arte y escribirán que el arte en su progreso tiende a la autorreflexión, a la autoconciencia, a la pregunta por sí mismo.

Cuando se dice que lo importante del arte contemporáneo es la idea, se refieren a que lo importante es la idea misma de arte, por eso las técnicas propias de cada categoría artística han quedado relegadas a un segundo caso (aunque no siempre, eso también hay que decirlo). Los artistas del presente han quedado instituidos como ontólogos: ésta es la gran revolución, al parecer. Pero entonces habrá que ver qué tipo de ontología hacen porque la mayor parte de las veces es ontología basura.

6 comentarios en “Artistas contemporáneos: los nuevos ontólogos.”

  1. La erudición es la peor enemiga del arte según Balthus, hoy he sabido de la muerte del taller de escultura de la Facultad de. Bellas Artes de la Complutense

  2. La degradación llega a todas las partes de la sociedad.
    Gente sin talento y con envidia de quien sí lo tiene es aplaudida por otros indigentes mentales, como ellos.

  3. ¿Y esta vacua elucubración, a qué viene? Para más inri, pone una foto de una verdadera pintora, cuya obra he visto en varios museos de América y Japón, incluido el de su ciudad natal, Matsumoto. Desafortunata en verdad.

  4. No se puede decir mejor. Es todo mercadotecnia de la basura ideologica de estos tiempos convulsos que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta publicación

Otras publicaciones

¿QUIERES PARTICIPAR?

Matricúlate antes de que se acaben las plazas

TIENDA DE FORTUNATA Y JACINTA

Mostrando 1–6 de 90 resultados

Suscríbete

Carrito de compra
Esta página web usa cookies: las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico   
Privacidad