La poesía del lema «desde el río hasta el mar».

La poesía del lema «desde el río hasta el mar».

Universitarios, profesores, algún que otro ministro y hasta el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía asumen acríticamente la divisa «desde el río hasta al mar» argumentando que se trata de «un poético lema utilizado desde los años 60 como reivindicación de la libertad y la igualdad de derechos de los palestinos». Una mínima dosis de prudencia exigiría tener en cuenta, sin embargo, que la organización terrorista Hamás incorporó dicho lema a su carta fundacional publicada en 1988, aún vigente, donde se rechaza expresamente «cualquier alternativa a la liberación total y completa de Palestina, desde el río hasta el mar», es decir, en el sentido de procurar la extinción total del Estado de Israel.

En el artículo 8 de dicho documento se especifica que «Alá es su meta, el Profeta es el modelo, el Corán su constitución, yihad es su paso y la muerte por el bien de los Hermanos Musulmanes, y Alá su creencia más sublime». En el artículo 13 se reitera: «No existe una solución negociada posible. Yihad es la única respuesta». Los artículos 17 y 18 explican el papel de la mujer en la sociedad islámica como «hacedora de hombres», «amas de casa» y responsables de «la educación de los hombres en el liderazgo moral».

Pero ahí no termina el asunto, porque dicho lema también ha sido asimilado por la Yihad Islámica, y no en un sentido poético, como algunos pánfilos intentan hacernos creer, sino declarando «el compromiso de que Palestina —desde el río hasta el mar (así lo expresan)— es una tierra árabe islámica que tiene legalmente prohibido abandonar cualquier centímetro de ella, y la presencia israelí en Palestina es una existencia nula, que tiene prohibido por ley reconocerla». Y podríamos citar muchos más casos.

Señores universitarios, profesores, progresistas derechohumanistas y directivos del Reina Sofía, solidarícense con quien quieran, pero tengan el decoro, al menos, de no escandalizarse cuando se les informa de que el lema «desde el rio hasta el mar» no es una mera consigna poética, sino que está fuertemente cargado de implicaciones ideológico-políticas muy graves. También lo está el lema Arbeit macht frei (el trabajo os hará libres) pues, aunque la frase evocara en su origen un dicho medieval alemán, aunque conformara el título de una novela del siglo XIX y aunque fuera utilizado durante la República de Weimar en programas para reducir el desempleo masivo, a pesar de todos estos antecedentes, insisto, resulta que una vez que los nazis tomaron el poder, el lema Arbeit macht frei apareció en las entradas de campos de concentración y guetos como Auschwitz, Dachau, Sachsenhausen, Flossenbürg, Gross-Rosen y Theresienstadt.

Me pregunto qué pasaría si el Reina Sofía organizara un programa de actividades ¿artísticas? para «crear espacios colectivos de pensamiento crítico sobre el complejo escenario geopolítico actual» bajo el rótulo Arbeit macht frei. De manera que no, Señorías, por mucho que hayan ustedes leído a Laclau, no se puede resignificar el eslogan (ni sus purificadas conciencias pacifistas) argumentando que sus orígenes fueron anteriores a la aparición de Hamás: ni el lema «desde el río hasta al mar» ni el lema Arbeit macht frei pueden ya desvincularse de la colosal carga ideológica que se ha ido depositando sobre ellos históricamente y que, en el caso del primero, siguen activas.

No estará de más recordar que tras los ataques terroristas de Hamás en Israel el pasado mes de octubre se revitalizó la polémica respecto de unas declaraciones que Judith Butler (una de las teóricas fundacionales de la llamada doctrina queer) hizo en 2006 y donde decía lo siguiente: «Comprender que Hamás y Hizbulá, en tanto que movimientos sociales, son progresistas, son de izquierdas y son parte de la izquierda global es extremadamente importante». A lo mejor las actuales acampadas universitarias pro palestinas tienen que ver con esto y no tanto con la imagen bobalicona que algunos nos quieren transmitir, según la cual «la juventud» estaría mostrando al mundo entero su compromiso insobornable con la ética y con la paz universal.

No entro aquí a valorar las razones histórico-políticas de dicho conflicto, me interesa sencillamente desvelar el cinismo y la falsa conciencia de quienes se escandalizan cuando se señala que no es combustible ético lo que empuja a estos movimientos, sino combustible político. Al menos podían admitirlo.

8 comentarios en “La poesía del lema «desde el río hasta el mar».”

  1. Paloma, qué importante información la de Judith Butler… Aprovecho también para felicitarte por la interesantistima charla a 4 o 5 que iba a versar sobre Sánchez y en la que se vio que Sánchez pintaba poco poco…

    Un abrazo de tu admiradora

  2. Mario González Cabo

    Hamás son islamistas y por tanto son derecha, no pueden considerarse izquierda bajo ningún concepto. Ahora, sólo son serán considerados terroristas mientras no triunfen, como la asamblea Nacional africana a los que en su día también fueron calificados de grupo terrorista por sus negreros. Ahora hablamos de ellos como héroes luchadores por la libertad y ahí tenemos a Nelson Mandela con su premio Nobel de la Paz.
    La resistencia armada, la violencia, está justificada cuando se ejerce contra un invasiór colonial asesino y genocida, llamar terrorista a Hamás y no al ejército y al gobierno israelí, solo porque nosotros, los occidentales, les hemos reconocido la condición de estado y sus militares van de uniforme es de una hipocresía que clama al cielo.

    1. En 1948 se crea el Estado de Israel de acuerdo con la propuesta de la ONU que también daba vía libre al Estado Palestino. En lugar de optar por su Estado, los árabes iniciaron su cruzada contra Israel. Han tenido varias guerras entre las coaliciones de Países arabes e Israel, todas ellas se han saldado con la victoria de Israel. La idea del Estado Palestino solo la recuperan los Estados Arabes después de haber perdido varias guerras contra Israel. Pese a eso, Yassir Arafat rechaza en el año 2000 la creación del Estado Palestino en negociaciones con Israel. 1. Perder guerras tiene consecuencias. 2. Que los terroristas de Hamas sean menos fuertes que las fuerzas israelíes no les convierte en víctimas, ni los justifica moralmente a ellos ni a aquellos que desde el Occidente quieren estar siempre del lado del débil. 3. La víctima real es el pueblo arabe secuestrado por Hamas desde hace dos décadas, que utilizan como escudo humano y que se deduce perfectamente del manifiesto yihadista que mueve a Hamas. 4. Son definidos como terroristas porque quieren instaurar el terror y lo tienen por escrito, nos lo ha refrescado Forja en este escrito. Frente a los que está Israel, que pese a sus más y sus menos son una democracia donde además viven más 2millones de arabes.

  3. Estoy de acuerdo en todo lo analizado. NO A LOS TERRORISTAS Y QUE ESTOS LIBEREN A LOS SECUESTRADOS DEL MES DE OCTUBRE. ESTO ES LO QUE DEBEMOS EXIGIR.

  4. Enhorabuena Paloma.
    Lo has bordado, que bien que enlaces las consecuencias que estamos viviendo con la pseudopoesia nacida en parte de los 60 y 70 de los “intelectuales” que de forma naif invirtieron en estas desgracias. Laclau, Mouffe, Foucault, y compañia.
    Mas que universitarios reclamando en los campus son monigotes sin neuronas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta publicación

Otras publicaciones

¿QUIERES PARTICIPAR?

Matricúlate antes de que se acaben las plazas

TIENDA DE FORTUNATA Y JACINTA

Mostrando 1–6 de 90 resultados

Suscríbete

Carrito de compra
Esta página web usa cookies: las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico   
Privacidad